SECRETARIOS Y TESORERO FUERON PRESOS EN CHUÍ

Esquema descubierto por el Ministerio Público y GAECO envolvía emisión de notas fiscales y adulteración de cheques para desviar recursos.

Dos secretarios y un tesorero de la Prefectura de Chuí fueron arrestados este jueves por la Policía Civil. Ellos fueron acusados ​​de desviar recursos públicos a través de un esquema de fraudes en notas fiscales y cheques de la administración municipal. Diego de Oliveira Mena, André Luiz Fabra Correa e Osvaldo Alex Gutierres Saraiva fueron trasladados al Presidio Estadual de Santa Vitória do Palmar.

El trío venía siendo investigado por el Grupo de Acción Especial de Combate al Crimen Organizado (Gaeco) del Ministerio Público del Estado (MP-RS) desde agosto, cuando el Tribunal de Cuentas del Estado (TCE) apuntó posibles irregularidades en los pagos de notas fiscales por parte de la Secretaría del Deporte y Turismo de Chuí. En la mañana de este jueves, agentes deflagraron la Operación Trofeo y ejecutaron los mandos de prisión temporal.

Foto: Diario Popular

Según la investigación, billetes falsos eran utilizados para justificar el pago de premios de eventos promovidos por la Secretaría de Deportes de la Prefectura, comandada por Mena. Con la colaboración de Correa en la Secretaría de Hacienda y de Saraiva, que coordinaba la Tesorería, se emitieron compromisos y cheques con los valores, que no llegaban a proveedores de hecho y quedaban con el grupo. La estimación de la Fiscalía de Justicia de Santa Victoria del Palmar y de la Prefectura de Chuí es que el daño ascienda a 80 mil reales.

EL ESQUEMA

De acuerdo con el fiscal Rogério Caldas, billetes falsos simulaban compras de medallas y trofeos, cuyos valores eran empeñados por el entonces secretario de Hacienda. A partir de entonces, el tesorero emitió los cheques con el valor de las notas, pero con el espacio reservado al destinatario (en teoría el proveedor de los supuestos materiales) llenado a lápiz. Después de escaneados para rendir cuentas, los mismos cheques eran descontados en el banco por uno de los secretarios involucrados o por testaferros. La conformación del fraude se dio después de que el ayuntamiento solicite al banco la copia de los cheques descontados con los nombres diferentes de los registrados en el municipio.

“EL DAÑO PODRÍA ASCENDER A 80 MIL REALES”

«Hay también sospechas de pagos a una empresa de árbitros de fútbol y de voleibol y otras en investigación. Las prisiones de hoy son para investigar posibles otras formas de desvíos y elucidar hechos que no están bien claros «, explica el fiscal.

Foto: Diario Popular

De 12 notas sospechosas identificadas por la Prefectura de Chuí, Promotoria y Gaeco, nueve eran falsas. Las otras, aun siendo verdaderas, se utilizaron para pagos a personas que no eran proveedores del municipio.

Las desviaciones habrían ocurrido entre los meses de enero y agosto de 2018, cuando se hicieron los apuntes por el TCE. Sin embargo, el fiscal no descarta que las irregularidades estuvieran ocurriendo desde 2017, cuando los secretarios y el tesorero fueron nombrados por la administración municipal. Con base en las sospechas, el alcalde Marco Antônio Barbosa (DEM) alejó al trío el 27 de agosto. Ellos responderán por los crímenes de peculado (desvío de dinero público), asociación criminal, corrupción pasiva y fraudes en licitación. La pena puede llegar hasta 12 años de prisión. «La gente tiene compromisos políticos y acaba aceptando indicaciones. Cometemos el error de nombrar a estas personas como si fueran de confianza», justifica el jefe del Ejecutivo.

LA ACCIÓN

La Operación Trofeo fue llevada a cabo en las primeras horas de la mañana. Mena, Correa y Saraiva fueron sorprendidos por los agentes del MP-RS, Gaeco y Policía Civil a las 6 y media de la mañana. Además de los pedidos de prisiones temporales, se cumplieron también órdenes de búsqueda y aprehensión en las casas.

Los policías encontraron con ellos cerca de 12 mil reales en efectivo. Además, en la casa de Saraiva también se incautaron un revólver calibre 32 sin registro y 40 gramos de marihuana.

Después de pasar por examen de cuerpo de delito y tener el registro en la comisaría, fueron llevados al presidio, donde permanecerán en celdas separadas hasta que presten testimonio. El período de prisión temporal es de hasta diez días, pero podrán ser liberados antes conforme colaborar con la investigación, respondiendo en libertad.