Leonardo sena
TODA LA INFORMACIÓN SOBRE LA DETENCIÓN Y PROCESAMIENTO DE QUIEN SERÍA EL AUTOR DEL HOMICIDIO DE LOLA CHOMNALEZ.
El juez Juan Jiménez Viera dispuso, este jueves 19, el inicio del proceso por “homicidio muy especialmente agravado” de L. D. S., de 39 años, poseedor de antecedente penales, en el caso de Lola Chomnalez. El caso que podría estar más cerca de la luz, que del interior del túnel, entra en una etapa de investigación judicial para determinar la culpabilidad del sospechoso quien no ha admitido el crimen.
Tras un arduo trabajo de la Policía de Investigaciones de Chuy y de Policía Científica se dio con el paradero del presunto homicida de Lola Chomnalez la noche de este miércoles 18 en Chuy. El sospechoso habría estado residiendo los últimos 10 días en la localidad fronteriza, tras un período viviendo en la ciudad de Castillos.
 
Centro comercial regional de chuy
¡Afíliate ya al CCRC! #NosUneNosFortalece
 
Una gota de sangre relacionó el caso con el detenido. El ADN extraído de una toalla de dentro de la mochila de Lola, fue comparado con el Banco Genético de la Dirección Nacional de Policía Científica. En él se encuentra el ADN de cada persona privada de libertad desde el 2011.
 
Así se llegó a un pariente del procesado. Una huella genética de un recluso tenía un mapeo similar al encontrado. La investigación llevó a viajar a diversos departamentos del país entrevistando a personas que compartian patrilinea (linaje paterno) con L.D.S.
 
Se ubicó y entrevistó a varios parientes del presunto autor, a quiene se les realizó la prueba de ADN, aunque por ahí no se llegó, ni al autor, ni a su padre, pero sí a otros parientes. Al cambiarse la línea de investigación a la línea materna se pudo encontrar quien era la madre, al hacerle la prueba de ADN se confirmó el vínculo materno.
 
En declaraciones tomadas a la mujer señaló tener 11 hijos. Un nuevo trabajo de Investigaciones condujo al análisis de cual podría ser con mayor probabilidad el autor. Ahíf ue donde se optó por L.D.S. que estaba viviendo en Chuy y poseedor de antecedentes penales por lesiones personales en el 2003 y violación en el 2009.
 
El accionar del caso del 2009 es similar a lo que se presume que pasó con Lola. La víctima fue esperada en un lugar desolado y fue atacada con un cuchillo para luego someterla sexualmente. Lola se habría resistido a la violación por la que el asesino procedió a asfixiarla por estrangulamiento.
 
delivery
En Farmacia Cristal contamos con envíos a domicilio, para aquellos momentos que nos cuesta salir de casa. #farmaciacristal #transparenciaensalud
 
L.D.S. fue detenido este miércoles 18 , en su vivienda de Chuy. Al solicitársele hacer la prueba de ADN, el hombre se negó. Se allanó la casa y se incautó prendas y objetos personales para ser analizadas por Policía Científica. La muestra fue positiva en un 99,99%. Tras la autorización del hombre, a que se le extraiga ADN, se analizó también, dando como resultado la confirmación de su relación con el caso de Chomnalez.
 
El juez debe deberá determinar ahora los fundamentos de la sentencia. El procesamiento es el inicio del proceso penal, no hay una sentencia definitiva, pero hay elementos para someterla a proceso y continuar investigando.
 
El juez explicó que el hombre no admitió el homicidio, pero sí “haber ubicado la mochila en la playa y haber sustraído dinero”, pero dijo que la dejó en el lugar que la encontró.
 
Este caso se rige por el Código Penal anterior, por lo que se debe “cumplir con el auto de procesamiento, luego viene una etapa probatoria (manifiesto) y allí las partes pueden ofrecer pruebas de acuerdo a las posiciones que Fiscalía y la defensa de las personas tengan.
 
El siguiente paso es la acusación, el expediente pasa a manos del Ministerio Público y este plantea formalmente su pedido de condena o sobreseimiento. La defensa contesta esa acusación y el juez debe resolver”, aseguró Jiménez Viera sobre cómo continúa la investigación.
 
Jiménez Viera sostuvo que el procesado “se expone a la pena que establece el artículo 312 del Código Penal, que es un mínimo de 15 años de penitenciaría a un máximo de 30”.
“Se expone a la máxima pena que permite el ordenamiento jurídico uruguayo. Eso será objeto de la sentencia definitiva y donde se valoren todos los elementos que se produzcan durante el sumario penal y en el presumario, que termina con el auto de procesamiento”, expresó el juez.