Rafael Radi
Uruguay presente en Conferencia Internacional sobre Asesoramiento Científico a Gobiernos.

El científico uruguayo y excoordinador del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH), Rafael Radi, participó de la IV Conferencia Internacional sobre Asesoramiento Científico a Gobiernos, que se desarrolla en Canadá. Radi destacó la independencia e interdisciplinariedad del grupo. Dijo que durante los 15 meses de trabajo se crearon más de 90 reportes que generaron transparencia y credibilidad en la población.

Del 30 de agosto al 2 de setiembre de 2021, se desarrolla en Canadá la IV Conferencia Internacional sobre Asesoramiento Científico a Gobiernos (INGSA 2021), en un formato presencial y virtual, desde el Palais des Congrès de Montréal.

pinturería en Rocha
¡Nunca fue más fácil comprar pinturas en Rocha! Extendemos nuestro servicio de calidad a la Capital Departamental 👷‍♂️👨‍🔧¡Chuy y Rocha unidos por la misma pasión hacia un mundo con color! #DescubríTuColor con Combina.

Este foro reúne a más de 2.500 representantes políticos, diplomáticos y asesores científicos gubernamentales. El objetivo es promover la experiencia y el uso del conocimiento para informar las decisiones políticas en una situación mundial cada vez más compleja, debido a la actual pandemia de COVID-19.

Durante los cuatro días en que se desarrolla la actividad continuarán las discusiones sobre los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas, el papel de las ciudades y los municipios en la apropiación e implementación de la evidencia y la investigación, la importancia de la ciencia abierta y el acceso a datos, a fin de afianzar la relación de confianza entre responsables de tomar decisiones, científicos y público en general.

El científico uruguayo y coordinador del GACH, Rafael Radi, fue invitado a participar del evento y a relatar la experiencia uruguaya de combate a la pandemia de COVID-19.

En su exposición, explicó que el 1.° de marzo de 2020 un nuevo gobierno asumió en Uruguay y que el 13 de marzo se constataron los primeros cuatro casos de COVID-19 en el país. En ese contexto, el Gobierno le solicitó la creación de un grupo de científicos para asesorar al Ejecutivo en conexión con diferentes ministerios, entre ellos, el de Salud Pública.

“El acuerdo fue tener un grupo independiente e interdisciplinario conformado por 60 científicos de diferentes áreas. Este grupo trabajó durante 15 meses y culminó la asesoría el mes pasado, cuando más del 70% de la población estaba vacunada y la epidemia se había controlado”, detalló.

Además, consideró que la independencia y la interdisciplinariedad  fueron la clave para el éxito del trabajo. Identificó cuatro frentes para proteger este proceso, que consideró un desafío, por la incertidumbre reinante.

Entre estos frentes mencionó el interno, es decir, las 60 personas que componían el grupo y debían integrar un equipo de trabajo y diálogo constante. El segundo fue el político, constituido por Gobierno y oposición, quienes debían mantener un diálogo permanente y, a la vez, con el grupo asesor. El tercer frente fue la sociedad, que, según valoró Radi, aprendió a confiar en la ciencia y los científicos, ya que por primera vez en la historia de Uruguay esta área del conocimiento logró una visibilidad masiva, mediante la cual la población constató que existía un sistema científico detrás. Por último, el cuarto frente fue la conexión entre el sector científico y el sistema de salud, el cual no era parte del grupo asesor, pero con el que era necesario intercambiar día a día. Estos frentes, según el especialista, fueron protegidos durante todo el proceso.

championes deportivos
¡Los descuentos continúan en Casa Repesca! Hasta 20% OFF en Championes para damas, caballeros y niños. ¡Venga y aproveche!

En otro orden, relató cómo fue el proceso de puesta en conocimiento del trabajo del grupo y sus conclusiones para el control de la pandemia. Radi explicó que se generaron más de 90 reportes que están publicados en el sitio web de la Presidencia de la República de Uruguay.

En primera instancia, estos documentos eran enviados a los integrantes del Poder Ejecutivo y, a las 24 horas, independientemente de su contenido y de las decisiones que el Gobierno adoptara en base a la propuesta, se publicaba en el portal para el acceso de toda la población a ese material. Radi explicó que eso hizo que el proceso de trabajo fuera siempre transparente. También señaló que los reportes contribuyeron para minimizar las diferentes opiniones sobre la pandemia y para que existiera una única voz consistente proveniente de la ciencia.

En tal sentido, detalló que cuando la variante gamma P1 llegó a todos los países surgieron voces respecto a qué hacer y cómo sería la evolución de la epidemia en Uruguay. Al grupo asesor le tomó una semana identificar lo que se sabía y lo que se desconocía acerca de esta variante, para determinar el consejo científico que se daría al Gobierno. De esta manera, se eliminó, en gran medida, «el ruido» y las diferentes voces respecto a lo que podría suceder.

Además Radi valoró que los reportes crearon transparencia, por lo que se generó credibilidad entre la población, lo que permitió su compromiso y el acatamiento de las medidas adoptadas desde el Ejecutivo. Resaltó que en el control de una pandemia el comportamiento de las personas resulta esencial y que la confianza en el grupo científico asesor fue fundamental.

Finalmente, dijo que el grupo científico logró neutralizar la división partidaria, punto riesgoso en una crisis sanitaria. Al finalizar el trabajo del GACH, el 90% de la población aprobaba al equipo, independientemente de su orientación política.

Durante la ronda de intercambio con otros científicos invitados a la conferencia, Radi dijo que el consejo científico, especialmente durante una pandemia, cuando es necesario actuar rápidamente, debe constar de diferentes períodos. En primer lugar, se debe analizar a la interna del grupo la evidencia existente y sintetizarla para generar visión de consenso. En una segunda etapa, debe transferirse al Gobierno y a la sociedad conclusiones y consejos alcanzados por consenso del equipo. Destacó que la claridad de la comunicación es esencial para no generar alarma en la población.

Relató lo sucedido en 2020, luego de que se suspendiera en marzo la educación en todos los niveles por creer que los niños eran los transmisores del SARS-CoV-2. Hacia finales del mes de mayo de ese año, el grupo asesor elaboró un documento en el que informaba a los padres y a la sociedad por qué se iba a avanzar en la apertura de los centros de educación. Dijo que la transparencia es fundamental y que esto no significa una baja calidad del análisis.

En cuanto al futuro y el rol de la ciencia en la sociedad, diferenció entre países que cuentan con un sistema científico bien establecido, como por ejemplo los países de Norteamérica y Europa, Japón, Australia y Nueva Zelanda; y aquellos como los de Latinoamérica, cuyos sistemas científicos están en desarrollo y que debido a la pandemia por primera vez mostraron que existen y que pueden impactar en la sociedad. Radi consideró que parte de las lecciones aprendidas consiste en cómo posicionar y fomentar el sistema científico. También cómo la dimensión de derechos humanos del sistema científico debe estar más presente.

Culminada su ponencia, explicó a la Secretaría de Comunicación la importancia que para Uruguay representa participar de un evento que cuenta con 1.500 asistentes de 135 países, en el que concurren científicos, personas de ámbitos de la salud y gubernamentales, así como organizaciones internacionales. Destacó que la mayoría de los panelistas representan a países desarrollados y con sistemas de salud, ciencia y tecnología muy fortalecidos.

Para el científico, la pandemia reveló que Uruguay cuenta con un sistema científico capaz de responder y brindar asesoramiento en tiempo real. Agregó que es deseable que en el futuro la ciencia mantenga este sitial y que se potencie al sistema científico.

Spread the love