mujeres
Guía para cuidar a tu pareja embarazada.

El embarazo es una de las etapas más bellas e increíbles de la vida de una mujer. Sin embargo, también resulta extremadamente agotador y conlleva una enorme responsabilidad. Si tu pareja está embarazada, debes hacer su vida lo más llevadera posible. ¡Es tu responsabilidad!

Dale de comer. La comida nutritiva es especialmente relevante durante el embarazo, por lo que prepararle almuerzos y cenas nutritivas es de vital importancia a lo largo de los próximos nueve meses.

pharmaton
Multivitaminas de primera calidad que te ayudarán a cumplir tus objetivos ayudando a mantener tu energía física y tu rendimiento mental durante todo el día. 😄 Farmacia Cristal a tu servicio. #FarmaciaCristal #TransparenciaEnSalud

Masajes y estiramientos. Los pies y la parte baja de la columna son dos de las áreas que más atención necesitan durante el embarazo. ¡Realiza el mejor trabajo posible! Ayuda a tu pareja a estirar: asegúrate de que ella trabaja bien las piernas, el cuello y los brazos. Los mejores momentos del día para estirar son la mañana y la noche.

Investigación. Lee todo lo que puedas sobre embarazos y aprende todos los cambios por los que está pasando tu pareja. Esto te ayudará a ser un/a mejor aliado/a. Si tu pareja muestra un síntoma específico y está preocupada, investígalo. Recuerda también acudir al doctor en caso de que lo necesite. Al final, tú debes ser la persona que le espante todas las dudas.

Apóyala en los momentos de inseguridad. El cuerpo de una mujer embarazada cambia un montón. Si se orina encima, ayúdala a reírse de este problema en lugar de avergonzarse. Hazle saber que la amas y muéstrale tanta atención física como ella quiera.

La casa y el trabajo en equipo. Tu pareja no está en condiciones de hacer las tareas. Asegúrate de que tienes todo controlado en casa y de que ella se siente apoyada y mimada. Haz todo lo que puedas para que tu pareja pueda descansar en todo momento. Y sin quejas, no querrás que se sienta mal por ello. Tu pareja apreciará tu esfuerzo para limpiar la casa. ¡Todo debe estar lo más limpio y reluciente posible ante la llegada del bebé. Si tu pareja insiste en limpiar, no habrá mucho que puedas hacer para que cambie de opinión. No obstante, nunca le dejes excederse en dichas tareas.

Cuida de los niños. Si ya tenéis hijos, asegúrate de que no les falta de nada y cuida de ellos tanto como te sea posible. El objetivo es minimizar las responsabilidades de tu pareja, que está en un momento muy complicado de su vida.

Preocupaciones laborales. Anímala a descansar lo máximo posible, especialmente si aún acude a su puesto de trabajo. Recuérdale también la importancia del descanso durante el embarazo. Es perfectamente normal que tu pareja esté ansiosa y preocupada sobre el momento del parto. ¡Recuerda que debes estar ahí para espantar sus miedos!

portones automatizados
Total Portões es seguridad, potencia y automatización. 🚨 Visítanos que tenemos una solución a tu medida. #chuytupróximodestino #portonesautomaticos #portoneselectricos #portonescorredizos #portoneslevadizos

Cuidado Emocional. Recuerda que, a pesar de que tú te encuentres en un periodo repleto de emociones complejas, las de ellas lo serán aún más debido a todos los cambios físicos a los que se está sometiendo. Tu pareja está atravesando un momento de grandes cambios emocionales y en ocasiones necesitará llorar. ¡Déjale que lo haga sobre tu hombro!

Reduce su estrés. Si algo marcha mal en casa, no le cargues esa responsabilidad a ella. Intenta solucionarlo y hazla feliz. Tu pareja estará muy pendiente de los cambios en su cuerpo, por lo que le sentará extremadamente bien que le hagas cumplidos. Cuídala y dale todo lo que necesite o pida. Después de todo, ella lleva tu bebé y se merece que le des toda tu atención.

Muéstrale tu felicidad. Comparte con ella tu felicidad y emoción por lo que vendrá en el futuro, a pesar de que te sientas exhausto/a. Además, debes demostrar que estás preparándote para la llegada del bebé. Mantente positivo/a siempre que tu pareja esté triste. Recuerda que ella es lo más importante, especialmente si no se siente bien: dependerá de ti para recuperar su buen humor.

Si ella se preocupa, tú también. Si tu pareja te expresa algunas preocupaciones sobre convertiros en padres, debes escucharla y no quitarle hierro al asunto. Tómate en serio sus dudas y preocupaciones y busca la forma de solucionarlas. Muestra tus emociones. Pero tampoco te excedas: al fin y al cabo es ella la que está pasando por los cambios más drásticos de su vida. No obstante, comunica tus ideas y emociones.

Esparcimiento. A ella le vendrá bien salir de casa ocasionalmente. Ve con ella a donde lo desee, pero asegúrate de que no se cansa demasiado. Haz todo lo que puedas para hacerla sentir mejor: sus ratos de relax deben ser de lo más cómodo posible. No hay nada que levante más el ánimo que nuestra canción favorita. ¡A tu pareja le vendrá siempre bien!

Escúchala. Tu pareja tiene todo el derecho del mundo a quejarse, pues a final de cuentas lleva tu bebé en su interior. Escúchala y haz todo por hacerla feliz. Debes ayudar a tu pareja a que se sienta lo más cómoda posible durante el embarazo. Haz lo que te pida, sin resentimientos ni quejas. Recuerda que ella está al mando durante el embarazo. No le hagas pedirte las cosas dos veces. Su mente estará completamente centrada en el bebé y en los planes de futuro. Debes asegurarte de que ella sabe que cuenta contigo para todo lo que está por llegar.

Anímala en sus decisiones. Tu pareja deberá tomar varias decisiones durante el embarazo, como aplicar la epidural o no. Apóyale en la decisión que tome. No seas duro/a a la hora de rechazar nombres de bebés. Eso sí, no mientas diciendo que uno te gusta cuando no es así. Solo debes ser diplomático/a.

Anímala a mantenerse activa. Tu pareja se sentirá muy cansada durante todo el tiempo, pero debes recordarle los beneficios de mantenerse activa a lo largo del período de gestación. Caminar regularmente le sentará muy bien a tu pareja y a ti mismo/a, claro. Eso sí, recuerda vigilar el ritmo para que no sea excesivamente alto.

Tú también debes mantenerte activo/a Cuando el bebé llegue, tu pareja y tú sufriréis grandes cambios en vuestro reloj biológico. Para afrontarlos deberéis estar en forma. Si el ejercicio comienza a ser demasiado difícil para tu pareja, ayúdala en todo lo que necesite.

Comer de forma saludable. Tanto tú como tu pareja deberéis comer de forma saludable (especialmente ella). ¡Cocina con los mejores ingredientes y haz que se sienta en plena forma!

Sé parte de su rutina médica. Si tu pareja necesita medicinas o suplementos, debes estar ahí para recordarle que debe tomárselos. Es muy importante que tengas el tiempo libre suficiente como para acudir con tu pareja a sus citas médicas. Participa en las mismas y muestra un interés activo.

Ve a las clases de preparación al parto y de paternidad. Acudir a las clases de preparación del parto con tu pareja te permitirá entender mejor todo por lo que ella tendrá que pasar pronto. Acudir a estas otras clases te ayudará para convertirte en un padre/madre ejemplar y darte cuenta de la necesidad de cooperar para criar a un hijo.

Ayúdala con sus mareos y visitas al baño. Debes estar ahí para sujetar su cabello y ayudarla en el baño. Los vómitos mañaneros nunca son agradables, aunque se hacen más llevaderos cuando la persona que te ama te ayuda.

Vans en Chuy
¡En otoño déjate rodar hasta KayMaloko. ¡Vive la moda KayMa! #OtoñoKayMA2021🏄‍♂️🏄‍♀️ #chuytupróximodestino #Chuí #Vans

Mantente alerta ante cualquier señal de peligro. Si tu pareja muestra síntomas especialmente inusuales, asegúrate de que ella se encuentra bien en todo momento y busca ayuda médica si lo crees necesario.

Admira los cambios de su cuerpo. El embarazo es una de las etapas más importantes de nuestra vida. Mantente interesado/a en todos los cambios físicos que tu pareja sufra. Tu pareja estará muy emocionada por los movimientos del bebé y tú también deberías estarlo. Hazla sentir el centro del universo quedándote a su lado y divirtiéndote con las pataditas del pequeño.

Prepárate para el parto con ella. Es muy importante que conozcas todos los procedimientos del parto y que estés preparado/a para cuando llegue el momento. Si aprendes a realizar ejercicios de respiración con tu esposa sabrás cómo son de necesarios para ella y podrás brindarle tu apoyo. Debes ser su asistente personal antes del parto. Debes leer tanta información como te sea posible y proporcionarle seguridad.

Dale espacio. Tu pareja apreciará un poco de tiempo sola, por lo que debes dejarle espacio siempre que quiera.

Ayúdala ante cualquier dificultad. Ayúdala a abrir una puerta o a llevar las bolsas… ¡sin que tenga que pedírtelo! Si a tu pareja comienza a tener dificultades con tareas tan simples como atarse los zapatos, tú debes estar ahí. Cualquier otra tarea sencilla requerirá también de tu ayuda. La última cosa que tu pareja necesita es preocuparse por conducir. ¡Llévala a todas partes!

Ayúdala a prepararse. Los pequeños gestos, como ayudarla con su abrigo y hacerle el desayuno, serán muy apreciados. Debes tener todos los muebles preparados ante la llegada del bebé y asegurarte de que tu pareja lo tiene todo a punto también.

Préstale toda tu atención. Cuando tu esposa está en la recta final del embarazo debéis estar siempre alerta, pues el bebé puede llegar en cualquier momento. Este es también el momento en el que más atención debes prestar a tu pareja. Tu pareja necesitará un poco de apoyo cuando esté pasando por un momento de dificultades y tú deberás estar ahí siempre, el primero/la primera.

Ahorro y compras. Tener un bebé implica un montón de gastos. Asegúrate de que has ahorrado lo suficiente y de que a tu bebé no le faltará de nada. Acudir al centro comercial con tu esposa y escoger ropitas de bebé mostrará a tu pareja que siempre estás ahí y que todo esto te importa.

Ayúdala a preparar sus pertenencias antes de ir al hospital. El paso final es llevarla al hospital con todas las maletas hechas y sin quedaros nada atrás. ¡No te olvides de llevar algo de ropa para ti también!

Spread the love